El Recreo, un Campo de Aprendizaje

Recreo campo de aprendizaje

Como humanos vivimos, y vivir nos hace experimentar infinitas vivencias, las cuales nos ayudan a construir lo que somos, nuestro «YO». Nadie duda hoy en día del potencial que el tiempo de ocio y tiempo libre nos ofrece para experimentar con el mundo y con nosotros mismos y, de esta manera, construir nuestra identidad personal.

OS PRESENTAMOS LAS REFLEXIONES DE JOAN SÁNCHEZ, FORMADOR DE SEER ESPECIALIZADO EN OCIO Y TIEMPO LIBRE Y EDUCACIÓN EMOCIONAL:

Los recreos en los centros educativos, como como popularmente decimos «la hora del patio», son espacios de ocio y tiempo libre y representan un espacio de encuentro entre infantes, jóvenes y adultos. Por tanto, son espacios idóneos para que se den infinidad de aprendizajes para favorecer el desarrollo de infantes y jóvenes.

En el recreo, infantes y jóvenes tienen la oportunidad de relacionarse con infantes y jóvenes diferentes a los del aula, pueden escoger libremente con quien compartir las actividades lúdicas, qué actividades lúdicas hacer o dejar de hacer, ¡pueden correr, gritar, saltar, jugar! Este hecho hace romper las estructuras de grupo que se viven en las aulas, hace que la figura del adulto cambie y que el sentimiento de libertad aumente. Este hecho puede ser vivido como una amenaza o como una gran oportunidad, aunque dependerá de la mirada que como adultos tenemos hacia estos espacios.

¿Como centro educativo y/o como educadores/as, nos hemos parado a pensar en el potencial del recreo? ¿Hemos hecho un recuento de la calidad de horas anuales que los infantes y jóvenes compartan en estos espacios? ¿Aprovechamos estos espacios para observar como los infantes y jóvenes se relacionan entre ellos/as? ¿Utilizamos únicamente el patio para el recreo? ¿Hemos cogido perspectiva para ver si se generan desigualdades en la ocupación de los espacios lúdicos? ¿Valoramos la figura del adulto más allá de la de «el profe de guardia»? ¿Llegamos a dar respuesta a todas las necesidades lúdicas de los infantes y jóvenes? ¿Hay una reflexión pedagógica detrás de lo que estamos ofreciendo en estos espacios? ¿Cómo miramos el recreo?

Pues bien, el recreo nos abre un abanico de oportunidades de aprendizaje que hay que aprovechar. No se trata de hacer grandes inventos o invertir una gran cantidad de dinero; se trata de poder mirarlos con el potencial que tienen, de poder vivir el recreo como un campo de aprendizaje, de poder generar vivencias de bienestar, de poder mirar el recreo como un rato de descanso, diversión y desarrollo donde los educadores/as tenemos un papel clave más allá de la vigilancia y actuación en caso de conflicto.

Los educadores/as tenemos la oportunidad de establecer una relación diferente con los infantes y jóvenes. Podemos entrar en una conversación informal sobre el fin de semana, podemos jugar con ellos/as, podemos tener una conversación con un grupo con el que normalmente no hablamos tanto y curiosamente por este camino, descubriremos cosas que igual en el aula no tenemos la oportunidad de descubrir.

Por eso, el recreo es un tesoro, un tesoro que nos pide a los educadores/as que paremos, ampliemos la mirada para ver su potencial y seamos creativos/as para disfrutarlo en su máxima plenitud.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Así te podemos informar de todas las novedades de SEER en cuanto a actividades, cursos, talleres, formaciones, y más 🙂

Cerrar Menú
×
×

Carrito

CERRAR